Estoy estancado: cómo y cuándo pivotar

  • Pivotar requiere un cambio en el modelo pero no en el producto.
  • Muchos emprendedores tienen miedo al cambio, llevándoles a una empresa estática.
  • Cambiar a tiempo puede salvar tu empresa del fracaso.

Tenemos nuestro negocio en funcionamiento, sin embargo, se estanca. Parece que la empresa ha llegado a tocar techo y no avanza. Entonces, empezamos a preguntarnos si nuestro negocio o producto está bien planteado. Saber cuándo pivotar, perseverar o abandonar es una de las decisiones más complicadas, ya que un emprendedor debe demostrar que su idea se convertirá en algo grande y funcional. O como lo define Chad Hamre, presidente ejecutivo de EthicalOcean.com:

“La misión de un emprendedor es demostrar la tracción exponencial en un modelo y estrategia de negocio que aún no se ha demostrado”.

Por tanto, es comprensible que cueste pivotar. Es decir, llegado a un determinado punto, surge la necesidad de hacer cambios más o menos profundos en el modelo de negocio usando lo aprendido hasta el momento.

En el libro The Lean Startup: How Today’s Entrepreneurs Use Continuous Innovation to Create Radically Successful Businesses de Eric Ries, se describen tres motivos por los que a los emprendedores les cuesta pivotar:

  1. Las métricas vanidosas pueden llevar a los emprendedores a formarse conclusiones falsas y vivir en su propia realidad.

  2. Cuando un empresario tiene una hipótesis no clara sobre la cual se sustenta su startup, es casi imposible experimentar el fracaso por completo, y sin fallos, generalmente, no hay impulso para emprender el cambio radical que requiere un pivote.

  3. Muchos empresarios tienen miedo. Reconociendo el fracaso puede conducir a niveles peligrosamente bajos de moral. El mayor temor de la mayoría de los empresarios no es que su visión llegue a ser mala, sino que su visión se considere errónea sin haberla podido demostrar.

La importancia de pivotar

El autor Eric Ries hace hincapié en que no hay mayor destructor de creatividad que una decisión mal guiada hacia la preservación de la compañía. Además, si no es capaz de introducir cambios hacia una nueva dirección según las respuestas del mercado, puede llegar a quedarse atrapada en un punto muerto, es decir, ni crecer lo suficiente ni morir. Lo negativo, destaca Ries, es que se consumen recursos y compromiso por parte de los empleados e inversores y, aún así, no se consigue avanzar.

Entonces la clave está en pivotar el máximo número de veces con el dinero que tenemos. Es más, se recomienda planificar nuestros recursos y estrategia para así pivotar entre dos o tres veces, dependiendo del negocio.

Antes de hacerlo…

Debes tener en cuenta que el modelo no prospere al principio es normal, la clave es ser consciente de ello lo antes posible y estar dispuesto a pivotar el modelo cuando no muestre potencial.

Según Javier Megias, cofundador de Stratupxplore, el pivote se debe hacer teniendo en cuenta lo aprendido, es decir, la información de nuestros clientes y sus necesidades puede ser un buen punto de partida. Asimismo, debemos valorar si se está consiguiendo la conversión de clientes al ritmo que esperábamos, esto se puede comprobar con el embudo o funnel diseñado.

“Pivotar requiere que mantengamos un pie arraigado en lo que hemos aprendido hasta ahora mientras hacemos un cambio fundamental en la estrategia”.- Eric Ries

Por tanto, no siempre es necesario pivotar de forma radical. Se pueden lanzar pruebas de nuevas hipótesis que funcionarán antes de cambiar la estrategia del negocio.

Conversando con la encargada de Marketing de la startup TeamLeader, María Abad, salió el tema de la importancia del enfoque. Preguntándole por el éxito, Abad respondió que la clave para crecer es nunca perder el objetivo de vista y saber enfocar bien. Como conclusión, el problema no tiene por qué encontrarse en el producto, sino len a visión del problema, por tanto, a lo mejor debemos repensar el enfoque.

Pivotar puede salvar tu empresa del fracaso. Como hemos indicado en entradas anteriores, Twitter supo cambiar a tiempo su enfoque y pivotar, aunque su producto no lo hizo, sí su definición de la audiencia objetiva y, por tanto, el problema que quería solucionar.

¡Quiero más!

Lectura que recomiendo si aún te has quedado con el gusanillo de saber más:

¿QUÉ OPINAS? ¿TE HAS ESTANCADO ALGUNA VEZ?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s