Cómo idear una buena empresa

  • Una startup no siempre requiere una idea brillante, sino un mejor enfoque del producto o servicio.
  • Una empresa surge de una necesidad no solventada o de elemento disruptivo en el mercado.
  • No hay una fórmula para dar con una empresa exitosa, a veces hay que fracasar.

No necesitas una gran idea para empezar una empresa. La mayoría de startups como Google o Apple mejoraron un producto o servicio que ya existía. Mejoraron el enfoque. Como señala el programador, inversor y cofundador de Viaweb, Paul Graham, se trata de convertir un producto que existe para que deje de ser pésimo.

Otras empresas surgen por la tesitura de reinventarse o morir. Esto es lo que le sucedió a Odeo, empresa que, a partir de su declive, hizo que sus trabajadores se pusieran a pensar en las tendencias de la comunicación. Así surgió Twitter.

Además, de acuerdo con David Skok, escritor de uno de los mejores blogs para emprendedores según Forbes, podemos observar cómo empresas que triunfaron se encontraron con dos ingredientes: una nueva tecnología disruptiva y una necesidad que no estaba cubierta.

No obstante, también debemos tener en consideración otros factores de la ecuación. No tiene por qué ser una necesidad, sino un placer o que cubra el área del entretenimiento. Por ejemplo, en la industria de la música nos damos cuenta que la gente está interesada en encontrar artistas que les gustaría de una forma más rápida.

El último factor para dar con la idea es el de tener en cuenta nuevos modelos de negocio. Por ejemplo, la economía colaborativa ha cambiado la forma de cómo hacer dinero, dando lugar a muchas startups que han desbancado a sus competidores. Es el ejemplo de Airbnb, Zipcar o Uber. Estas tres cambiaron las reglas del juego de sus perspectivos mercados. Hablaremos sobre modelos de negocio en el proceso de construcción.

image17
Elementos a tener en cuenta a la hora de idear una empresa. / ForEntrepreneurs
Proceso de lluvia de ideas

Con estos factores identificados, el siguiente paso es apuntar todas aquellas ideas que te vengan a la mente, teniendo en cuenta que buscamos:
– Una idea que resuelva mejor una necesidad a través del surgimiento de una nueva disrupción en el mercado.
– Una idea que resuelva una necesidad no resuelta.

El escritor Dan Wabi sigue un procedimiento de ideación bastante sencillo si aún no tienes claro cómo empezar a pensar en ideas que puedes leer aquí. Sin embargo, sí recogeremos la idea de que una vez hayas dado con posibles ideas para una startup, hay que investigar.

No una investigación online de los posibles competidores, sino del mercado, de los riesgos a tomar en cuenta, de las tendencias, tus conexiones, debilidades, fortalezas e incluso de posibles inversores. Es más, Nolan Bushnell, destacó en su ponencia de BrainRush, en la conferencia South Summit 2016, que uno de los grandes fallos que veía de muchos emprendedores era que no investigaban bien o lo suficiente y por eso muchas veces rechazaba contratos con esas empresas en busca de financiación.

También es recomendable escribir un muy breve plan de negocio con los potenciales clientes, competidores, estrategia de marketing, la disponibilidad de tu producto en el mercado y recursos para llevarlo a cabo. Esto te ayudará a ver si tu negocio es factible.

Validación de tu idea

Puedes asegurarte que estás ante una buena idea formulándote las siguientes preguntas:

1- ¿De verdad soluciona el problema del cliente?
2- ¿Estaría la gente dispuesta/animada a pagar y usar tu producto?
3- ¿Hay la posibilidad de que tu negocio crezca en el mercado y se convierta en una gran compañía?
4- ¿Hay alguna habilidad que te haga especial a la hora de explotar esta oportunidad?
5- ¿Te motiva/apasiona la idea?
6- ¿Cómo de importantes son los riesgos a tomar y cuál es la inversión requerida?
7- ¿Hay algún competidor líder difícil de desplazar de su posición?
8- ¿Hay fuertes barreras de entrada que se puedan sostener a lo largo del tiempo y no permitan diferenciarte de tus competidores?
9- ¿Es tu modelo de negocio sostenible? Es decir, ¿podrás económicamente sostener la empresa?

Paciencia y experiencia

No todas las empresas, a pesar de que parecían cumplir todos los requisitos funcionan. Sí, a veces solo se necesita fracasar y coger esa experiencia como molde. Jacobo Bergareche y Alejandro Sahuquillo, fundador de Languing, son testimonios de cómo tuvieron que intentar varias ideas antes de dar con la empresa que esperaban. Paciencia y experiencia. Motivación y apuesta. Esos fueron los ingredientes que les llevaron hasta sus actuales startups.

 

¿QUÉ OPINAS? ¿TE HA AYUDADO?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s